QUÉ ES EL FENG SHUI

Feng Shui significa, literalmente, "viento y agua".

 

Es un arte milenario chino que estudia el flujo de energía (Chi) en la tierra y el paisaje y nos enseña a construir y disponer nuestras viviendas para que coexistan con el entorno y podamos aprovechar ese flujo de energía en beneficio propio.

 

La idea base del Feng Shui es que somos y estamos rodeados de energía, y ésta influye tanto a nivel físico como mental y emocional, para lo bueno y lo malo.

 

Los movimientos energéticos de nuestros hogares y oficinas ejercen un poderoso efecto que puede contribuir a nuestro progreso o fracaso.

 

Aplicar el Feng Shui a nuestra casa u oficina nos permite asegurar un constante flujo de energía favorable (Sheng Chi) que nos ayude a mejorar nuestra calidad de vida.

 

 

 

 

 

 

Aunque el Feng Shui, en su vertiente más tradicional, se aplicaba y se aplica especialmente a entornos rurales o naturales (especialmente para encontrar un terreno idóneo donde construir la propia vivienda), es posible también su traslado al entorno urbano.

 

En este sentido las montañas se sustituyen por edificios o los ríos por carreteras, pero la esencia del estudio del FengShui  tradicional puede mantenerse.

 

Aunque lo ideal es aplicar las técnicas del Feng Shui antes de elegir nuestra nueva casa o negocio, también es posible estudiar las viviendas y oficinas o locales actuales y aplicar (en su caso) curas que traten de paliar los desequilibrios entre las energías que confluyen en determinados lugares.

 

Esperamos que la fortuna, la armonía, la fortuna y la paz estén siempre presentes en tu vida.